Cuoteo Político: ¿Por qué tanto escándalo?

Es lógico que cada presidente de la República, quiera tener a sus personas de confianza en cargos sensibles, porque de lo contrario, podría resultar en un boicot a la gestión. Es por esto que a los presidentes se les otorga la potestad de elegir a sus equipos inmediatos: ministros, intendentes, gobernadores, etc.
.
Sin embargo, esta potestad, ha sido mal interpretada y mal utilizada por diversos órganos del Estado, porque la facultad “es del Presidente de la República” y no de un ministro, intendente, gobernador, alcalde, director de hospital o Dirección de Administración Educación Municipalizada ni ningún otro estamento público.
Para el resto de la Administración, el sistema es distinto y opera por concurso público y otros mecanismos que por idoneidad o capacidad debe elegir a los postulantes. A tal efecto, todas las reparticiones públicas deben -o deberían- contar con un perfil para los cargos.

.

El mal llamado “cuoteo político” no es nuevo y ha sido utilizado durante muchos gobiernos democráticos y consiste en repartir los cargos exclusiva confianza del Primer Mandatario entre el grupo político ganador. Incluso se utilizó durante el período autoritario entre 1973 y 1990 en que se originó un orden opresivo y desprovisto de libertad y derechos para una gran mayoría de los miembros del grupo social; mientras otros tenían los privilegios.
El desconocer esto, sería restar imparcialidad a este somero análisis.
.
Pero los tiempos avanzan, se perfeccionan las estructuras de poder, cambian las personas que lo ejercen, las metodologías, los mecanismos de fiscalización; todo en busca del Bien Común y el progreso económico, social y cultural de nuestro país; incluyendo a todas y cada una de las personas que lo integran.
.
Tradicionalmente el “arma”, porque el cuestionamiento al “cuoteo” es una verdadera “arma política”, se ha asociado a los sectores de la derecha, conocida como Alianza por Chile. Sin embargo no sería tan exacto profundizar incisivamente en esta afirmación, porque desde los mismos sectores Concertacionistas, también se ha criticado. La razón es simple: el cuoteo político –se presume– una forma de corrupción que afecta el principio de igualdad y probidad en el ejercicio de la gestión pública.
La “igualdad” –básicamente– podríamos decir que se relaciona con que en Chile no existen personas ni grupos privilegiados y la “probidad”, que es el principio rector de la Administración Pública, está relacionada con los aspectos éticos de su ejercicio. Ambos principios estan consagrados en la Constitución Política, instrumento jurídico sobre el que “juran o prometen respetar” algunas autoridades, como requisito para asumir sus cargos.
.
Entonces, estos son básicamente los puntos a discutir (igualdad y probidad) y no la justificación elegante y errada que escuchamos en estos días del Ministro de Defensa, Francisco Vidal en relación a que “los nombramientos para ocupar cargos públicos, se hacían a través de cuotas políticas para mantener el “equilibrio en la representación”.
.

Lógicamente, las palabras del ministro Vidal, significaron una “quitada de piso” y bastante dura por parte de la Concertación, que en virtud de la gravedad, no podía ser de otra forma.
Los mensajes han sido bastante claros:
.
Edmundo Pérez Yoma, Ministro del Interior:

"en todo gobierno de coalición obviamente lo que hay que hacer es buscar alguna manera que todas las fuerzas de la coalición estén representadas, pero de ahí a sostener que los partidos son los que designan a las personas, me parece absolutamente una locura, y si algún ministro se ha dejado presionar de esa forma, creo que no ha actuado en la forma correcta".
.
Eduardo Frei, candidato a la presidencia:
.
"Lo digo desde ya: Aquellos que van a servirse del poder para un beneficio personal, ¡para afuera!. No nos interesa que estén trabajando con nosotros. La transparencia tiene que ser fundamental en el servicio público y no vamos a aceptar ninguna salida en esta materia"
.
Camilo Escalona, senador y presidente del Partido Socialista :
.
… “violó” los criterios sobre los cuales opera la coalición de gobierno”
“Si él, como ministro utilizó la fórmula del cuoteo, tiene que asumir su responsabilidad política”,
Descartó, además que el cuoteo político, sea una práctica institucionalizada en la Concertación.
.
A todo lo anterior, podemos agregar "Estoy Contigo, Programa de Gobierno 2006-2010" de la presidenta Michele Bachelet, que en el título Nuevo Trato Ciudadano:
.

“…construir un país libre e igualitario es una tarea incompleta.
.. Todavía hay chilenos cuyos derechos no son plenamente respetados.
… Hay chilenos que tienen acceso a puestos y contratos privilegiados, tanto en el sector privado como en el público.”
.
Entonces, existe un reconocimiento desde el Poder Ejecutivo, desde la propia Presidencia de la República a la existencia de privilegios que afectan por una parte la “igualdad” y por otro la “probidad” en el desempeño de la gestión pública.
.
El tema es:
¿Cómo superamos las inconsecuencias de la Democracia?
¿Cómo avanzamos en igualdad?
¿Cómo respetamos la probidad en el ejercicio de la gestión pública?
.
Porque el problema es más profundo y más que discrepar con las palabras del senador Escalona que, “no es una práctica institucionalizada en la Concertación”, prefiero utilizar el dicho español: “no existen las brujas, pero de que las hay, las hay.”
.
Y eso, más allá de un “nombramiento brujo” en Chiledeportes que, en la práctica, se presume que poco o nada puede afectar al ciudadano común y corriente, sí importa cuando el cuoteo se da en órganos del Estado que son la puerta de entrada para que el ciudadano ejerza sus derechos.
¿Y por que podría afectar?....Porque de existir una masiva contratación -con criterio político- de personal que no tiene la capacidad o idoneidad suficiente, siempre, va a afectar los derechos de las personas naturales y jurídicas; en favor de un partido político o de lealtades mal entendidas. Más aún cuando estas personas inoperantes, se encuentran en permanente contacto con la sociedad civil y no acceden con prontitud a mecanismos de capacitación en el ejercicio de la gestión pública o respeto por los Derechos Humanos.
.

En conclusión, no es "quedarse con los lunares" ni ser “derechista” ni “conflictivo” ni “negativo” ni “resentido social”, el reclamar P-R-O-B-I-D-A-D en el ejercicio de la gestión pública: es el justo reclamo para construir un país, una sociedad más justa y democrática. Nada más que eso.
.
&
.
La Probidad, consiste en la observancia de una conducta funcionaria intachable, vale decir, actuar de acuerdo a la ley y ser un ejemplo de ética pública, además del desempeño honesto y leal de la función o cargo, con preeminencia del interés general (bien común) sobre el particular.
El principio de la probidad, también, es aplicable a aquellas personas contratadas a honorarios o según el Código del Trabajo y aunque no tengan la calidad de funcionarios públicos, son servidores del Estado. No obstante lo anterior, carecen de responsabilidad administrativa, lo cual no significa que puedan actuar impunemente en reiteradas ocasiones; porque la responsabilidad de sus actos u omisiones, deriva hacia sus superiores jerárquicos.
.
Para los que cierran lo ojos ante esto, Frei, ha sido claro:
.
Aquellos que van a servirse del poder para un beneficio personal, ¡para afuera!
.
Julio Cabezas G.
Ventana Cultural de Lanco http://culturalanco.blogspot.com/
.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar