Fiestas

Como me gustaría volver a los cumpleaños infantiles y esas fiestas plenas de alegría, gente y música, ahora con la adultez se acabo todo eso, la distancia, el tiempo, acabaron con las buenas intenciones y además la excesiva independencia y ahora llegó el momento de realizar otra parte de la vida, ignoro si mejor o peor, pero igual de entretenida y menos comprometida en lo familiar, sin los tremendos sacrificios que irroga la crianza y la postergación de una, como mujer en pos de tratar de ser una buena y eficiente madre. En mi próxima reencarnación ya no tendré hijos, para alcanzar a realizarme profesionalmente y en especial afectivamente, con el compañero amado sin el dolor que es arrastrar una vida carente de amor de pareja, para darle a los hijos el padre que no se tuvo. Es rico, si ver alguno de los chicos, que indican que el sacrificio sí valió la pena, en especial, al ver los retoños dispersos de una matriz, la mía, los encuentro preciosos y además muy solidarios y buenos.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar