La otra exclusión en política

En marzo de 2008, el sitio web de la Biblioteca del Congreso Nacional publicó una radiografía de nuestro parlamento, donde entre otros aspectos, se desglosaba la composición de ambas cámaras de acuerdo a la edad de sus integrantes. El resultado arrojó que de 38 senadores y 120 diputados (158 parlamentarios en total), apenas cinco superaban los 70 años y un total de 34 se repartía entre los 60 y 70 años de edad.

Este año, en el contexto de la inscripción de candidatos para las próximas elecciones parlamentarias de diciembre, el diario El Mercurio publicó que entre los cerca de

(Leer más)

A la caza de un adulto mayor

"¿Para qué le hablas a los jóvenes si ellos no votan?", le dijo un político de larga trayectoria a un debutante candidato al Parlamento. Más o menos cierta, la anécdota refleja una realidad inexorable: la masa votante en Chile ha "envejecido" y un porcentaje no menor de ella se ubica sobre los 60 años de edad.

Mientras los jóvenes no se inscriban en los registros electorales o no participen a partir de un eventual sistema de inscripción automática y voto voluntario, no necesito prometerles nada.

A los que sí debo prometerles todo, es a quienes votan. Pero no a todos. Cuando hay grupos o segmentos de la población claramente identificables, es más fácil conocer sus necesidades y, por ende, lo que podemos prometerles.

Este es el caso de los adultos mayores, uno de los objetivos más disputados por los candidatos en campaña. Sólo piense: ¿En cuántos municipios se celebró haber pasado agosto y cuántos candidatos a diputado hubo en esos festejos?

Un candidato presidencial visita un Taller de Adultos Mayores para celebrar el mismo evento y otro se aventura a prometer que reducirá gradualmente el 7% que se cobra en Fonasa a este segmento.

(Leer más)


Comentarios recientes

Cerrar